lunes, 16 de octubre de 2017

¿En qué consiste el cultivo industrial de mejillón?






Esta semana desde JJ Chicolino queremos hablaros sobre la actividad, o para algunos el arte, del cultivo industrial de mejillón: La miticultura o mitilicultura. Esta actividad es el cultivo industrial de mejillón, una actividad marisquera dirigida y controlada por los mejilloneros en las estructuras flotantes o balsas, conocidas también como bateas, que están ancladas en las aguas costeras. Actualmente es una de las actividades económicas principales de numerosas poblaciones de la costa gallega, especialmente en las Rías Baixas.

En el contexto internacional la producción media de mejillón se ha mantenido en los últimos años en valores que oscilan entre las 270.000 y las 300.000 toneladas. Según los datos de la FAO, estos niveles sitúan la producción mejillonera gallega en la segunda de ámbito mundial, sólo superada por China, que cuenta con una producción declarada de 600.000 toneladas anuales. Según la FAO, se producen anualmente cerca de 1.500.000 toneladas de mejillón en todo el mundo; de esta cifra, la Unión Europea produce el 48% (600.000 toneladas). La acuicultura gallega del mejillón es líder en este espacio europeo en volumen producido, concentrando la mitad de toda la producción de la UE. No obstante, y con respecto al caso de China, debe resaltarse el destino de esa producción, ya que sólo una parte se destina al consumo humano directo; el destino mayoritario es su utilización como alimento para otras producciones con un mayor valor de mercado, como el cangrejo azul. Con esta perspectiva de destino de la producción, la miticultura gallega es líder mundial por volumen de producción para el consumo humano.

El cultivo industrial de mejillón en la economía gallega se aproxima a una valoración de lo que representa la actividad del cultivo del mejillón en el contexto de la economía de Galicia, podemos partir de las cifras del sector mejillonero como producción primaria: más de 8.000 empleos directos, más de 1.000 embarcaciones auxiliares de acuicultura y unas 3.300 bateas instaladas en la rías gallegas, que generan anualmente un valor en primera venta de 114 millones de euros. Pero la actividad mejillonera no queda sólo en la producción. Para tener una visión lo suficientemente amplia de la repercusión del cultivo de mejillón, hay que considerar otros sectores estrechamente vinculados.


Más información del sector del cultivo de mejillón en nuestra web: www.jjchicolino.com